Páginas vistas en total

jueves, 8 de agosto de 2013

La industria de la piedra en Mar del Plata ha perdido su dimensión cultural.

Solo un porcentaje de la piedra que se extrae en las canteras de Gral. Pueyrredón para la industria de la construcción, se manufactura tanto artesanal como industrialmente con una dimensión cultural, es decir la utilización del material como componente estructural, de revestimiento o suntuario, siendo la gran mayoría procesada industrialmente como insumo básico, entiéndase solo la “molienda”, perdiendo el valor agregado que se supone ganar al producir bienes con mayores cuotas de manufactura y significación cultural. La construcción actual emplea menos la piedra manufacturada por lo que cada vez se ven menos diseños en piedra en las construcciones de la ciudad y la zona, salvando la excepción de los frentes de piedra Mar del Plata que escaseando, se ven relegados a su existencia a través de la arquitectura comercial y viviendas de alta gama, pero ya no se ven trabajos de arquería o componentes estructurales, menos por lo oneroso de los materiales y la mano de obra que por la dificultad de conseguir personal con oficio de cantero. En este punto el déficit es de los industriales argentinos –de los cuales los marplatenses forman parte- que teniendo a su disposición piedras de calidad, no han avanzado en su industrialización y comercialización como Turquía, Brasil o China (países de los cuales provienen las piedras de mármol de nuestras cocinas y baños) o nuestros hermanos de Galicia, cuya industria de componentes de piedra para la construcción produce arcos de entrada para residencias en piedra similares a los de la residencia de Mendonca Paz, reconocida como patrimonio marplatense por sus arcos de entrada portugueses o gallegos, en Olavarría y Falucho, y que embaladas por partes y con manual de instrucciones de armado son puestas en cualquier lugar del mundo. Si bien en la ciudad la industria de la piedra es mayoritariamente primaria, solo extractiva, realizando, aunque mecánicamente, la misma tarea que el ser humano en la edad de piedra, se proponen desarrollar en el futuro todos los aspectos que otorguen las ventajas diferenciales que tenemos al poseer este recurso, promoviendo un mayor grado de manufacturación del material, otorgándole a estas manufacturas una dimensión cultural y además anexar a nuestro listado de rubros industriales, la producción de elementos de corte que son necesarios para la actividad.

(casa en Colinas, Bocchi-de Diego) -click  para ver completa-


No hay comentarios:

Publicar un comentario