Páginas vistas en total

lunes, 23 de noviembre de 2015

Los cisnes


Una cadena y un volante, unos ejes y unas ruedas, y un motorcito, por supuesto escondido. La única superficie cubierta era la que servía para que la gente espere su turno en la cola, en un excelente edificio-signo, que caracterizaba bien el lugar. Y los cisnes en el lago, no fuera de él. Esta gran contradicción es lo que crea decepción en los más chicos.
La opinión o la necesidad de los pequeños solo es un factor en la ecuación de Parque Camet.
Y si al Parque lo tuviéramos que explicar en dos palabras, diríamos que es la construcción de un paisaje, o un paisaje construido.
Las actividades del parque debieran estar subordinadas a la consecución de este fin, es decir, que la integridad del paisaje es el fin último, y las otras actividades se deben realizar a partir de esta idea, y no al revés. Así lo entiende el arquitecto Mario Corea en su proyecto para Parque Camet, 2012, http://mariocorea.com/obras/diseno-urbano/parque-camet/.
Actualmente se verifica un impacto del equipamiento sobre el paisaje, y que al no haber podido mantener ni siquiera su toponimia original ahora llaman “los patos”, que es brutal y destructivo, están erradas todas las decisiones en la apropiación del lugar, que en este caso destruye un sitio patrimonial como es la barranca al lago, que sin duda debe permanecer público y sin restricciones de acceso.
No debe haber ni un salón arriba, ni un café, ni otros servicios, ni ningún taller; nada de esto debe arrebatar este pedazo de paisaje marplatense característico en la memoria de locales y visitantes y deben mantenerse sus aspectos carismáticos, quitándose todo tipo de imágenes domésticas que actualmente se presentan.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Debido al nuevo embalse que actúa como buffer en épocas de inundación y mantiene el nivel del agua constante, es perfectamente factible reubicarlos en su lugar, lo que debería hacerse cambiando los cisnes actuales que se ven como caricaturas grotescas comparándolos con las líneas elegantes de los originales.

    ResponderEliminar