Vistas de página en total

domingo, 11 de mayo de 2008

Las barrancas


Tenemos nuestro propio Parque Jurásico. Entre la ciudad de Mar del Plata y la de Miramar se yerguen imponentes las Barrancas o Acantilados, accidente geográfico que brinda la naturaleza por estas latitudes, monumento natural que debe ser resguardado para disfrute de las próximas generaciones. Existen diversos problemas que debemos considerar al tener en cuenta la perdurabilidad en el tiempo de estos parajes naturales y uno de ellos es la agresión que han sufrido de un tiempo a esta parte desde emprendedores que, bajo la excusa de realizar desarrollos turísticos de dudosa sustentabilidad, sin planificación y solo con la ventaja de la novedad, destruyen la barranca para instalar sus equipamientos. La gravedad de estos casos radica en la facilidad con que se permite a estos capitales de origen no determinado instalarse en la franja costera del partido sin otra condición que la de dar empleo a un reducido número de personas durante la construcción y algunos otros en temporada estival, obviando siempre un fundamental informe de impacto ambiental. Podríamos citar ejemplos de estos casos, como así también casos donde las obras realizadas son un ejemplo de calidad ambiental y respeto a la naturaleza, pero ya todos los conocemos. Respecto del Parque Jurásico, sabemos que estas barrancas son un yacimiento de fósiles jurásicos que nos tiene acostumbrados a las sorpresas de vez en cuando.






No hay comentarios:

Publicar un comentario